‘IMAGINE’, UN CANTO A LA ESPERANZA

Ayer mis amigos de Facebook me hicieron un precioso regalo, que no dudé en compartir. Se trata tan sólo de un vídeo que recoge la intervención de un joven cantante en el concurso musical FACTOR X. Algo aparentemente intrascendente, pero que sin duda supone mucho más.

En el inicio de la presentación, unos primeros planos del participante, y las cuestiones de rigor: edad, 17 años; residencia, Australia; origen, Irak; su ilusión, conseguir el sueño que persiguen muchos jóvenes cantantes y que, en palabras del comentarista, acaban ‘en ruinas’,  en la mayor parte de los casos.

Luego, en un plano más amplio, la imagen del concursante. Un cuerpo deforme, tullido, con muy severas discapacidades, que se dirige, decidido y seguro, al escenario. Y su autopresentación ante la audiencia y ante el jurado que, situado frente al  proscenio, lo observa sorprendido y escucha perplejo sus palabras:

“Me llamo Emmanuel. No sé qué edad tengo. Nací en una zona en guerra, y fui recogido, junto con mi hermano, por unas monjas, en una caja de zapatos. Nos llevaron al internado, mientras se oían disparos y escuchábamos ruidos que no comprendíamos.”

Las desgracias no vienen solas. Deformes, abandonados a su suerte, y en las peores circunstancias. Todo movería a compasión, si no fuera por la abierta sonrisa, la serenidad y la sensación de felicidad que los primeros planos de Emmanuel transmiten.

“Mi sueño, convertirme en un cantante profesional, ser el mejor. Canto día y noche, y sé que mis compañeros de internado están de mi lado. Hay gente que aseguraba no  sería capaz; pero con mi mamá y mi hermano no tardé en decirme: puedo hacerlo”.

Enorme el espíritu del muchacho, su seguridad y confianza, realzados, sin duda, por el contraste de su gran discapacidad física. Y luego, las palabras de sereno pero muy profundo agradecimiento hacia Moira Kelly, el “ángel” que les rescató a él y a su hermano -éste en parecidas condiciones físicas a las de Emmanuel- y que “se enamoró” de ellos. “Mi héroe -decía-, es mi madre, que trabajó por nosotros muy, muy duro”.

La lección era ya tremenda. Pero la emoción subió de tono y se hizo indescriptible al oírle cantar. Su interpretación, en opinión del jurado, afinada y musicalmente más que correcta; en el sentir de cuantos allí se encontraban y me atrevo a decir de todos los que, como yo, puedan tener ocasión de vivirla, la llamada de un espíritu singularmente sensible, a la comprensión, la tolerancia y la dignidad humanas. Lejos cualquier atisbo de rencor hacia la naturaleza, que tan mal le trató. Sincero agradecimiento a quien le cuidó con toda la entrega y generosidad que quepa imaginar, y sentida esperanza y confianza en el ser humano y en su capacidad para el amor.

Ninguna composición mejor para expresar tales sentimientos que ‘Imagine’, de John, Lenon, posiblemente la mejor composición del que fue líder de los Beatles. El que fuera díscolo adolescente,  joven alborotador  e inconformista, y a quien los mandatarios de la época denostaron y trataron de deportar por su militancia pacifista, supo verter en esta canción una de los más bellos poemas que sobre el deseo de paz universal se hayan compuesto jamás. John conoció también la orfandad, abandonado por su padre a los cuatro años, viéndose obligado a elegir más tarde entre sus progenitores y a sentirse después abandonado por ellos.  Quizás por ello, como Emmanuel, tuvo especial capacidad para valorar, como pocos pueden hacerlo, la más pequeña brizna de calor humano.

Hoy el homenaje a Emmanuel, y a cuantos como él mantienen su confianza en la humanidad y en su capacidad para el amor, la paz y la esperanza, los versos de ‘Imagine’, que aquél interpretó. Cualquier poema que yo hubiera tratado de ofrecer hoy en mi post, se hubiera convertido a su lado en casi un sacrilegio:

Imagina que no hay paraíso, es fácil si lo intentas.

Ningún infierno bajo nosotros; sobre nosotros, sólo cielo.

Imagina a toda la gente viviendo sólo el hoy.

Imagina que no hay países, no es difícil hacerlo.

Nada por lo que tengamos que vivir o morir.

Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz.

Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único.

Espero que algún día nos unamos y el mundo será como uno solo.

Esta entrada fue publicada en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘IMAGINE’, UN CANTO A LA ESPERANZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s