¿ACASO SOY EL GUARDIÁN DE MI HERMANO?

Con estaCAÍNs palabras, según el relato bíblico, trató de excusar Caín su responsabilidad sobre el cuidado y vigilancia de su hermano menor. Para quien, según el mismo relato, acababa de cometer el primer fratricidio de la historia, la pregunta se convertía, por su mala conciencia, en manifiesta acusación.
Parece admitirse como actitud inveterada e inevitable, que la mitad del género humano ha de permanecer eternamente enfrentada a la otra mitad: conflictos internacionales, guerras civiles, confrontación política, lucha de clases… La animadversión, no la aceptación o el apoyo al semejante, parece consustancial a la naturaleza humana. Según las mismas Escrituras, ello no es sino la fatal consecuencia de la primera manifestación de soberbia: el ‘pecado original’, origen y causa de todos nuestros males.
Sin embargo, la historia está sembrada de hechos y actitudes en los que el altruismo y la generosidad se ponen de manifiesto y priman sobre el egoísmo. Las ONGs, y en general las instituciones benéficas sin ánimo de lucro, son buena prueba de esta actitud solidaria.
Las sociedades modernas, con mayor evidencia aquellas en las que se asientan regímenes democráticos, esgrimen como principio fundamental e irrenunciable la libertad del individuo, su capacidad para determinar de manera voluntaria sus actitudes y sentirse responsable de éstas. A sus semejantes se les exige respeto hacia esa voluntad y se les solicita el apoyo necesario para aliviar las deficiencias ajenas.
Y para el caso en que alguien se extralimite en el uso de sus derechos y sus actuaciones entren en colisión con los de la comunidad, la propia sociedad arbitra instituciones, cauces y procedimientos legislativos, policiales y judiciales para la defensa de los intereses comunes.

Hace algunos días, los medios de comunicación se hacían eco de una reciente FÁTIMA BÁÑEZdisposición ministerial que pretende, supuestamente, velar por el cumplimiento de las obligaciones que todo ciudadano tiene para con la Hacienda pública. La iniciativa parte del equipo de doña Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social, a través de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. La iniciativa, que algunos han calificado benignamente como ‘ocurrencia peligrosa’, no es otra que la de crear un Buzón de Lucha contra el Fraude Laboral, para lo que el propio Ministerio ofrece ya en su página web el correspondiente formulario.
Dejando a un lado la legitimidad del procedimiento, que expertos juristas ponen en entredicho -el carácter anónimo de la denuncia invalida de entrada su tramitación-, quiero expresar aquí mi disconformidad con la medida, por la agresión moral que supone y el talante nada conciliador que manifiesta.
HOMO HOMINI LUPUS       Homo homini lupus: el hombre es un lobo para el hombre. Sentencia latina frecuentemente esgrimida para justificar como naturales actitudes de manifiesto enfrentamiento, y con la que en absoluto podemos estar de acuerdo. Dos mil años nos separan de aquella cultura de dudosa moralidad, y es razonable pensar que algo hemos avanzado desde entonces.
Medice, cura teipsum: médico, cúrate a ti mismo. Alocución ésta con la que sí comulgamos. Ocupémonos de nuestras propias responsabilidades, dejemos a cada cual actuar según su propia conciencia y sometamos las actuaciones de todos a la necesaria vigilancia, juicio y sanción por aquellas instituciones a las que libre y democráticamente hemos conferido tal cometido.
El apoyo físico, económico, intelectual y moral dignifica a quienes lo prestan; la delación, generalmente nacida del egoísmo y el interés personal, y próxima en muchos casos a la venganza y la traición, siempre ha figurado y deberá seguir figurando entre los comportamientos más deleznables.
Chivato, acusica, la rabia te pica. Así coreábamos cuando niños y poníamos en CHIVATO, ACUSICA...vergüenza al delator. Pocas situaciones más vejatorias que aquella, para quien se hacía acreedor a tal reproche.

La Administración de la que ha surgido la ‘feliz idea’ del buzón de denuncias, trata de justificarla por la repercusión positiva que espera obtener sobre las arcas de la Hacienda pública. Hacienda somos todo, señores del equipo ministerial: los sufridos trabajadores que cumplen religiosamente y a quienes se les retiene puntualmente parte de su salario; el pequeño empresario que, a duras penas y con escaso o nulo apoyo ministerial, trata de mantener a flote su empresa y el puesto de sus operarios; también quienes, angustiados, en el paro y sin perspectiva alguna de trabajo, sobrevive gracias a la ‘chapuza’ eventual, pequeño fleco, aunque posiblemente el más vulnerable, de la economía sumergida.
También son Hacienda los grandes trusts, las financieras, las sociedades ocultas en paraísos fiscales y los especuladores que hacen su agosto a costa de una crisis que preferirían no ver nunca superada.
Y Hacienda son también, señores, cuantos integran la HACIENDA PÚBLICAclase política, de uno u otro signo -que en todos se cuecen habas-, y que han recibido el encargo de velar por los intereses de la comunidad. Parece que la prioridad está más en dilatar los procesos en los que pueden sustanciarse manifiestos casos de corrupción -no por generalizados menos sangrantes-, que en levantar las alfombras y sacudir de una vez las inconfesables miserias que ocultan. El ‘tú más’ no es sino una velada amenaza, el arma arrojadiza que todos utilizan y que hace palidecer cualquier atisbo de esperanza en la necesaria regeneración política.
¿Acaso no consiguen encontrar una mejor salida que enfrentar a los ciudadanos y proponer la delación como la solución a los problemas? No nos parece ésta una solución para paliar los recortes en los presupuestos, y sí una medida dudosamente eficaz y socialmente peligrosa.

Este mismo mes hemos asistido a otra ‘ocurrencia’, de menor envergadura peroPATRULLA JOVE DE SALOU que merece al menos un somero análisis: una veintena de jóvenes, entre los 16 y los 21 años, convenientemente aleccionados por el consistorio de Salou sobre los deberes de la ciudadanía, patrullan las playas y sus aledaños, velando por su cumplimiento. Sin contraprestación o emolumento alguno, salvo algunas pequeños descuentos en determinados actividades culturales o de ocio y la promesa de una especial consideración en futuras oposiciones al cuerpo de Policía, en pareja, uniformados y asistidos por un agente municipal, orientan al turista, recriminan actitudes reprobables y denuncian posibles actitudes delictivas.
La propuesta, pionera en su género y de la que los responsables del consistorio salouense se muestran orgullosos, nos parece en principio aceptable, y puede que incluso pueda calificarse de plausible. Aunque se percibe un tufillo a populismo que resulta difícil ignorar. Detrás, se quiera o no, están presentes los recortes presupuestarios y -lo dicen los mismos responsables- mejorar la imagen de la figura policial a los ojos del ciudadano.
Respetables miembros de la Patrulla Jove, estáis en el candelero. Habéis de ser, al menos eso se pretende, un ejemplo para los ociosos y despreocupados, cuando no desaprensivos o puede que agresivos jóvenes de la Saloufest o de su entorno. Pero no olvidéis que se os solicita una actitud de ayuda; dejad la denuncia a quien corresponde. Ojalá la experiencia, por encima de cualquier otra consideración, os resulte gratificante. ¡Suerte!
……………………………………..
Es nuestra libertad bien deseable,
y su ejercicio un acto responsable.
Respetarla, actitud digna y loable;
negarla o estorbarla, despreciable.COLABORACIÓN

Cumple con tus deberes ciudadanos
y anima a hacer lo propio a tus hermanos.
Si alguno se descuida, con tus manos
no lo ates: seréis los dos villanos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿ACASO SOY EL GUARDIÁN DE MI HERMANO?

  1. Ramiro Duque de Aza dijo:

    Celebro tu vuelta al tajo. Las vacaciones levantinas te habrán dado buena cuerda. Este lector tuyo se congratula de la noble guita que gastas, la cual le ata con provecho a tu firmamento de estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s