DOCE UVAS, DOCE

12Diez es un número redondo, cerrado, sin escapatoria. El doce, con dos más,  da un respiro, lleva propina.

NUEVA JERUSALÉN

Como el tres o el siete, el doce es número bíblico. Doce tribus, doce jueces, doce apóstoles… La Nueva Jerusalén que describe el Apocalipsis, tiene doce puertas, guarnecidas con doce perlas y guardadas por doce ángeles, tres orientadas hacia cada punto cardinal.  Y sus muros doce cimientos, fraguados con doce diferentes piedras preciosas. Se extiende doce mil estadios a lo ancho y doce mil a lo largo, y su muro alcanza los ciento cuarenta y cuatro -doce por doce- codos. Doce son también los frutos del Árbol de la Vida.

DOCE HORASEs el doce un número que señala consumación, obra completa, perfecta y acabada. Doce signos tiene el zodíaco, doce son los meses del año, doce  las horas que completan el día y doce las de la noche.

El doce es cifra que parece gustar de acompañarnos en distintas circunstancias, no siempre solemnes. Doce eran los principales dioses en la mitología griega, doce fueron los caballeros de la Tabla Redonda, doce son las estrellas de la bandera de Europa… y , vulgarizando, doce cascabeles adornan las crines del caballo y doce claveles prendidos en el pelo lleva la  romera.

Doce son también las campanadas que despiden el año, y que golpean en nuestro ánimo, como aldabonazos, envueltas en un sentimiento agridulce. De alegría porque con el año que muere se van hacia el olvido momentos vividos con tristeza, angustias y temores que desearíamos enterrar. Y de tristeza, porque también con él se alejan recuerdos de gratas experiencias que no quisiéramos olvidar.

El sentimiento se acentúa cuanto más intensas y numerosas son las experiencias vividas yRÍO se perciben como escasas las que restan por vivir. Las aguas que nacieron en torrentera están llamadas a crecer y ven lejano su final. Luego se serenan, y su paso tranquilo y reposado se alimenta del suave murmullo del agua, la vida que coletea en su corriente, el canto de las aves y la apacible sombra de los árboles que acompañan su discurrir. Luego, a medida que el final se aproxima y se avista cada vez más próxima la mar serena y apacible, se afloja el paso y se buscan nuevas orillas en las que detenerse y reposar.

Resulta evidente que el tiempo discurre a ritmo distinto según las circunstancias. No se consumen los segundos finales del partido de igual manera para quienes ven cercana la victoria que para quienes se afanan en un último esfuerzo por no perder. Son más largas las horas del viajero que ansía llegar a su destino y más cortas las del que regresa, con menor ilusión y mayor fatiga acumulada.

Despedir un año y recibir al siguiente presenta, como casi todo en la vida, su cara y su cruz. La cara, lo que tiene de borrón y cuenta nueva, la ilusión renovada que representa lo que todos percibimos como el inicio de una nueva oportunidad. La cruz, el convencimiento de que una nueva lasca se  desprende de nuestro calendario, y de que éste tiene las  hojas contadas. En  cualquier caso, es un año nuevo el que se nos concede, y debemos por ello estar alegres y sentirnos agradecidos.

Como corresponde a la ocasión, mi poema tiene esta vez doce versos y -no podía ser de otro modo- todos ellos dodecasílabos.

 

La torre de la plaza ya está encendida;

TORRE...

el reloj en su centro, ya iluminado;

el plato, con las uvas, ya preparado,

y el aliento de todos sobrecogido.

 

Suenan las campanadas, un año muere

y a la torre se asoma el recién nacido,

que de verde esperanza viene vestido,

y promete al deseo lo que quisiere.

 

Lancemos serpentinas, y descorchemosBRINDIS

el cava en nuestras copas. Será el torrente

que alentará la nueva, fresca, corriente

de renovada vida con que soñemos.

Esta entrada fue publicada en Cultura, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a DOCE UVAS, DOCE

  1. Rafa dijo:

    Doce besos, padre, doce abrazos y doce “te quiero” te envío. Allí me tendrás a las doce para mudar de año juntos.

    ¡Muac!

  2. Ramiro Duque de Aza dijo:

    Te has comido las uvas y te has quedado con su número.
    Tienes de plaza hasta el otoño para cantarlas como se merecen: hollejo, pulpa, pepitas, rampojo, néctar,mosto, Casiano, vino, botellín… .
    Como en ocasiones anteriores, sobresaliente.

  3. Ramiro Duque de Aza dijo:

    Donde pone plaza, pon plazo, por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s