UN HOMBRE BUENO

carlos en don orione - copiaAmigo Carlos, hoy he recibido la triste noticia. Te has ido sin ruido, discretamente, como hacías en todas tus cosas. Lo he sabido y he ido a verte, antes de que la tierra nos arrebatase tu presencia. ‘Carlos de Calzada Torres’, rezaba en la puerta de la sala 18. He pasado con la esperanza de poder entregarte un último abrazo. Y te lo he dado, lo sabes muy bien, a través de la luna de vidrio que cerraba la cámara. Dentro, las coronas de flores esforzaban su olor sin conseguir hacerte justicia. Y en la sala tus hermanos, tu familia, tus amigos, tus seres queridos. Aunque faltaban tus preferidos: tus pequeños y grandes amigos de don Orione, que hoy dejas huérfanos. Seguro que, al saberlo, habrán nacido de sus ojos lágrimas de tristeza y de satisfacción a un tiempo, pues saben que has alcanzado merecido descanso y que desde donde quiera que te encuentres seguirás atendiéndolos.

Amigo Carlos, hemos compartido muchos años de trabajo y esfuerzo, de responsable dedicación no exenta de ilusión gratificante. Más de cuatro décadas en el SEK, y cientos, miles de alumnos que orientar y que apoyar. Muchos de ellos sabrán de tu partida al compartir este post que hoy te dedico. Estoy seguro de que al lamento y el duelo se unirá el agradable recuerdo de un excelente educador y el agradecimiento por la huella que en ellos supiste dejar.

Fuiste, amigo Carlos, un hombre sensato, inteligente, afable, de infatigable sonrisa y de carlos en don orionerespetuosa cordialidad. Y fuiste, sobre todo, un hombre bueno. Bondad que nos hacía sentirnos bien a tu lado y que se traducía en total generosidad. Supiste y quisiste darlo todo, pero hoy no te vas con las manos vacías. Partes con el cariño de cuantos te conocimos, y ese es el mejor pasaporte que  puedes presentar.

Hace dos mil años, alguien que también supo entregarlo todo y que como tú sintió predilección por los más débiles y necesitados, predicó unas palabras a quienes tendidos en el suelo de una loma le escuchaban. Palabras que hoy quiero rimar para ti y ofrecerte en merecido homenaje.

Hasta siempre, amigo Carlos. Un fuerte abrazo.

………………………………….

Los pobres serán ricos,

saciados los hambrientos,

los mansos y sencillos

tendrán el universo;

habrá misericordia

con quienes la tuvieron;

serán llamados hijos

los que la paz pidieron;

y los puros y limpios,SOL EN EL CIELO

de corazón sincero,

verán la luz sin sombras

del rostro del Eterno.

 

Tú fuiste, Carlos, digno,

generoso y sincero,

y la paz pretendiste

que busca el hombre bueno.

Ya estás, bien lo mereces,

en pie junto al Cordero.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s