EN HOMENAJE A LA BANDERA

“No hay mal que por bien no venga”, asegura la sabiduría popular. Y parece que, una vez más, hay que dar la razón al refranero. De mal sobrevenido hemos de calificar el intento de secesión protagonizado por los independentistas catalanes; y de bien provechoso, sin duda no pretendido por quienes lo secundan, la reacción patriótica que ha provocado.

BANDERASLos símbolos son algo más que su significante: importa el significado que comportan; bandera e himno representan el sentir de un pueblo, y en ellos se identifican raíces, historia, cultura, y proyectos de una colectividad.

He de reconocer –creo que no seré el único en hacerlo- la sana envidia que produce comprobar el respeto que gentes de otros países manifiestan hacia sus símbolos nacionales, el orgullo con que muestran su bandera y el énfasis que ponen a la hora de interpretar su himno, dentro y fuera de casa.

Hace unas décadas, en los inicios de la transición, grupos de la derecha radical trataronCaso-Blanquerna-El-abogado-de-Sánchez-Llibre-fue-simpatizante-de-Fuerza-Nueva-en-Barcelona[1] de apropiarse nuestra bandera, la que a todos nos representa, e hizo que quienes la ondeaban sin empacho alguno en mítines o manifestaciones llevaran a identificarla por muchos como símbolo fascista. Aunque en descargo de quienes así lo sintieron, conviene hacer constar que la que entonces se esgrimía por tales grupos extremistas exhibía, sobre el rojo y gualda, un escudo identificable con el régimen dictatorial que dejábamos atrás. Lo que para quienes no vivieron aquellos años resultará, sin duda, sorprendente, ha revertido, afortunadamente, con el desarrollo de la democracia y hoy es el escudo constitucional quien preside nuestra bandera.

DOCU_GRUPOPero la eclosión que en estos días está teniendo lugar, la proliferación de banderas en calles y balcones, la emocionada exaltación con que se ven ondear, habrá que agradecérselas a los secesionistas; como habrá que atribuir a una clara reacción a su propósito separatista la abierta exaltación del sentimiento patriótico y el manifiesto respaldo de instituciones nacionales e internacionales al estado de derecho y al marco constitucional. Es de esperar que todo ello suponga una eficaz vacuna contra el virus independentista que en ocasiones trata de asomar y que permanece latente en determinados ámbitos políticos.

Vaya con este poema mi tributo y homenaje hacia nuestra bandera.

Es la bandera símbolo que encierra

la historia y la cultura que mamamos,

la gloria y el honor que conquistamos,

las raíces que hundimos en la tierra.

 

Respeta a las demás, y no destierra

los derechos de pueblos soberanos

que prefiere en la paz sentir hermanos

a enfrentarse con ellos en la guerra.

 

Ondearán mil banderas en balcones2243017_0.jpg[1]

con la enseña, por todos respetada,

de mil pueblos, comarcas o regiones.

 

Mas no pretenderá ser aceptada

la que quiere apartar y hacer jirones

a aquella que merece ser honrada.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s