¿COMPENSA SER MADRE?

No lo puedo evitar. Me indigna el desafortunado mensaje publicitario de la ONCE, en FRUSTRACIÓN MADREvísperas del día de la madre, en el que, tras varias secuencias sobre supuestas actitudes egoístas de hijos jóvenes o adolescentes, se plantea a la madre tal interrogante para acto seguido espetarle: claro que compensa, pues –se deduce- con el sorteo de lotería promovido para la ocasión, alguien –puede que tú misma- conseguirá hacerse millonario.

FRUSTRACIÓN PADRELa ocurrencia no es nueva: idéntico reclamo se utilizó en las semanas que precedieron, este mismo año, a la celebración del día del padre. El a mi juicio bochornoso recurso de marketing me hubiera dolido en cualquier caso, viniera de donde viniera; pero resulta más lacerante si cabe, cuando quien lo utiliza es una institución cuya obra social ha merecido desde su fundación merecidos elogios.

Entiendo que quienes apostaron por la cuña publicitaria tenían muy claro el objetivo propuesto por los responsables que les hicieron el encargo: la mayor venta posible, para el mayor beneficio posible. Objetivo que en sí mismo no resulta recriminable, más cuando tales beneficios se suponen encaminados a una noble causa. Pero el fin no justifica necesariamente los medios, y no es lícito pretender ganar voluntades a cualquier precio. Claro que compensa ser madre; pero por razones muy distintas a la que esgrime el spot publicitario en cuestión.

Vivimos tiempos difíciles. Es evidente la paulatina pérdida de valores. Todos somos conscientes del abandono de principios que siempre fueron considerados necesarios para el equilibrado desarrollo de la persona y de la sociedad. Principios éticos básicos, que favorecen la normal convivencia y el ejercicio y protección de derechos y deberes. Pero cuando se enfatiza de manera desproporcionada el interés por alcanzar el éxito social, el poder económico o político y el bienestar personal a cualquier precio, habrá que aceptar que nuestra sociedad está, tristemente, enferma.

He ejercido como educador más de cuatro décadas, y creo contar con la experiencia suficiente para reconocer tal amenaza. Es cada día más palpable la preocupación de padres, maestros, autoridades… ante la falta de motivación de los adolescentes y jóvenes por algo que no sea el éxito social y económico. Y me temo, aunque me resista a reconocerlo, que en gran parte son responsables de tales actitudes quienes, seguramente con la mejor intención, han pretendido conseguir para sus hijos una vida fácil y cómoda, con las menores carencias posibles, y no han escatimado tiempo y esfuerzo para conseguirlo. Ahora, a la vista de los resultados, de actitudes perezosas y hedonistas, sin la menor tolerancia a la frustración, no vale lamentarse; es preciso ponerse manos a la obra y tratar de minimizar los daños. Difícil va a resultar la labor, si los mensajes que reciben nuestros jóvenes son, cuando menos, ambiguos y en muchos casos contradictorios.

Por ello, y volviendo al origen de esta reflexión, se comprenderá que me indigne ante la provocación que supone la utilización del día de la madre con manifiesta intención comercial, y salga al paso con una clara declaración de intenciones: por supuesto, señores de la ONCE, que merece la pena ser padres; pero no porque la celebración de tan honrosa condición les permita aumentar los márgenes de beneficios, sino porque pocos regalos más dignos y gratificantes puede ofrecernos la naturaleza que el de la concepción y crianza de los hijos, por difícil que pueda resultar y a pesar de las incomprensiones o de las actitudes egoístas y desagradecidas que en el desarrollo de aquella se puedan encontrar.

Vaya desde aquí –puede que con excesiva antelación, pero con la mejor intención y a modo de desagravio– nuestra felicitación a todas la madres:

MADRE

Ser madre es un privilegio,

un regalo que le hace la madre naturaleza

a quien tuvo la fortuna de haber nacido mujer,

y quiso asumir el riesgo con decisión y firmeza

y tener la fortaleza

para aceptar el encargo que se le vino a ofrecer.

Ser madre es un privilegio,

un destino que requiere especiales condiciones:

un seno en que alimentar, albergar y proteger

al bebé al que con esfuerzo, y tesón conseguirá,

tras larga y fecunda espera de esforzada gestación,

tener, con dolor de parto,

el inestimable gozo de hacerlo al mundo nacer;

dos pechos con que ofrecerle el necesario alimento

y las defensas precisas para medrar y crecer;

dos brazos, firmes y blandos,

a la vez tiernos y fuertes,

con que abrazarlo y mecerlo, sin peligro sostenerlo

abrazado en el regazo, apoyarlo sobre el suelo

cuando le llegue el momento

de dar sus primeros pasos,

o colocarlo en el lecho, cantarle una dulce nana,

acunarlo y arroparlo;

dos ojos con que mirar vigilar y proteger,

al hijo que entre pucheros va aprendiendo a sonreír;

y labios dulces y tiernos con que cubrirle de besos

al tiempo que lo acaricia y bendice a quien le dio

tan enorme privilegio.

PADRE

Felicidades, mujer,

en este día especial en que celebras ser madre.

Comparte este inmenso gozo

con quien, estando a tu lado,

ha conseguido tener la fortuna de ser padre.

A él también le corresponde la crianza de los hijos;

le cabe la inmensa suerte de compartir tus afanes

y disfrutar junto a ti

la alegría y la emoción de ver al hijo crecer.

Que aunque no alcanzó el favor

de llevarlo en sus entrañas,

algo hubo de aportar;

y aunque no sufrió el dolor de gestar y de parir,

ni alcanzar pudo el honor que tal esfuerzo concede,

sí le cupo el de abrazarte y contigo concebir.

 

                                                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Naturaleza, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿COMPENSA SER MADRE?

  1. Ramiro Duque de Aza dijo:

    ¡Bravo por la filosofía y el atinado contenido de la prosa! ¡Bravísimo por los versos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s