Enmascarados Terroristas Asesinos

DISPARO EN LA CABEZA

Despreciables alimañas, ratas de alcantarilla, que asoman a la espalda de la víctima y, tras lanzar el mordisco emponzoñado, vuelven a esconderse en las cloacas. No otra cosa han sido -y tras su reciente declaración demuestran seguir siendo- dirigentes, secuaces y amigos de ETA.

DECLARACIONES DE JOSU TERNERANi una petición de perdón, ni un gesto de arrepentimiento. Reconocen haber acabado “su ciclo histórico y su función”, porque no les queda otra. De ello se han encargado -lo saben muy bien- las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con el apoyo de todos los españoles. Y aseguran que “seguirán en su lucha por una Euskal Herría unificada e independiente”. ¿Desde dónde pretenden hacerlo? ¿desde las instituciones democráticas que ellos mismos han despreciado y atacado? Hasta ahí podíamos llegar. Nada más humillante para la dignidad del pueblo español que ver a uno solo de estos miserables asesinos ocupando un escaño desde el que esgrimirPROETARRAS EN EL PARLAMENTO apoyo democrático y lanzar impunemente sus proclamas independentistas. La manera más ladina e intolerable de tratar de reventar desde dentro lo que no han conseguido destruir desde fuera. Y lo más indignante es que esta circunstancia, que resulta de todo punto inaceptable, ya se está dando. ¿Cómo puede consentirse que esto ocurra? ¿es posible olvidar tan grande y reciente felonía?

MATANZA ETARRACentenares de víctimas vilmente asesinadas por defender o simplemente representar valores e instituciones democráticas, por tener alguna proximidad o afinidad con quienes ostentan tal representación o, simplemente, porque pasaban por allí, fuesen militares, policías, civiles, hombres, mujeres o niños. No importa de dónde brotara la sangre, con tal de derramarla. Centenares de familias destrozadas, millares de heridos, de mutilados en su cuerpo y en su espíritu. Centenares de viudas y de huérfanos. Millones de personas aterrorizadas, indignadas, unidas en el dolor de la impotencia. Un país agredido, pero que supo reaccionar, y al que el miedo, el pánico, el horror, no consiguieron paralizar y mucho menos vencer. Cuantos vivimos momentos como el del asesinato de Miguel Ángel Blanco -por citar tan solo uno de los casos más sangrantes- no podemos olvidar la inquina, la contumacia de los culpables y su desprecio ante la desesperación de las víctimas y la súplica de todos.

ETARRAS CON SU SÍMBOLO¿Y ahora vienen con estas? ¿qué esperan conseguir? Aquí no ha habido ningún conflicto entre dos bandos, señores; aquí ha habido tan solo una banda de criminales, sicarios a las órdenes de determinados y nunca confesados actores políticos, que han pretendido imponerse desde la violencia y el terror, porque argumentos no tenían con que convencer. Tampoco ahora los tienen. Así que no nos vengan con que han cambiado de táctica. Es que no les hemos dejado otra salida. Y entiendan bien cuál es esta, la única que les queda: entreguen sus armas y entréguense ustedes. Dispónganse a colaborar en el esclarecimiento de los casi cuatrocientos casos de asesinatos pendientes. Y sométanse a la justicia. Estoy seguro de que por dura que sea la condena, denotará bastante mayor clemencia que la que ustedes mostraron con sus víctimas.

………………………………………………………………………

 

Es noble el animal que, en busca de alimento,depredacion_animales[1]

a sus presas acecha, las persigue y ataca;

y aquel que por más fuerte, capaz e inteligente,

a los suyos protege y guía la manada.

De ser depredador, de seguir el instinto

que al nacer recibió de la naturaleza,

de ser temible fiera para aquellas especies

de las que se alimenta, nadie podrá acusarla.

 

Pero sí a la cobarde, la pérfida alimañaGuerrero_Alimaña_Skaven_01_por_Lucas_Hardi[1]

que se envuelve en el barro y las aguas enfanga,

que muerde por morder, disfruta haciendo daño

y por placer acosa, agrede, hiere y mata.

Son la ambición, la envidia, la frustración, el odio,

aquellos que lo mueven y alimentan su saña.

El desprecio merece, y no la compasión;

que el pie en el que mordió e inyectó su veneno

lo aplaste sin reparos y sin remordimiento.

Pues quien por egoísmo, por odio o por rencor

fue capaz de causar tamaño sufrimiento,

en justicia merece, como reparación,

desprecio, indiferencia, soledad, aislamiento…

y que quien lo sufrió y ahora lo alimenta,

aguantando la rabia y la sed de venganzaPRESO

y mostrando el respeto hacia sus semejantes

que él quizás nunca tuvo y que nunca mostró,

le inflija, de este modo, la pena más amarga:

olvido, menosprecio y el mayor deshonor.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Enmascarados Terroristas Asesinos

  1. Ramiro Duque de Aza dijo:

    ¡Bravo y justo! Algo parecido nos dicen los políticos en estos momentos. No nos fiamos, con razón. Pero es muy bueno, excelente, que con voces hechas de agua transparente y limpia, España diga lo que dices. Mándalo a algún periódico. Alguno puede que lo publique. ¡Enhorabuena! ¡Sigue, muchacho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s