BENDITA DISCAPACIDAD (A PROPÓSITO DE “CAMPEONES”)

Campeones[2]

Naciste cual nacieron tus hermanos,

del mismo acto de amor, del mismo vientre;

mas la naturaleza te fue esquiva,

y siendo, cual los otros, ser humano,

fuiste considerado ‘diferente’.

Se te calificó de error, de ser extraño

que ocultar a los ojos de la gente;

sin amor, sin futuro ni esperanza…

solo la de aguardar el que algún día

que algunos deseaban no lejano,

acabara llevándote la muerte.

Si hoy hubieras nacido, te aseguro

que nunca así te hubiéramos tratado.

Puede que tú no tengas la destreza

o el firme caminar de tus hermanos,

ni que seas igual de inteligente;

pero tienes el corazón de un gran gigante,

eres todo bondad, y das cariño

sin doblez ni egoísmo, a manos llenas.

Porque eres ingenuo e inocente,

generoso y veraz; y –cosa extraña,

gesto ‘anormal’ sin duda, tristemente-:

eres capaz, sin miedos ni tapujos,

de decir a la cara lo que sientes.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s